Puntuación

Cronica de la QH'12

Bueno, por petición popular, jajaja, voy con la mía.  No pensaba hacerla porque ya lo he hecho otros años, pero al final me he animado.  Si os parece larga, a la basura con ella y ya está.

 

En esta QH tenía un objetivo principal que esperaba cumplir: era la primera experiencia de mi futuro yerno, que en su tercer intento consiguió boleto para participar, y la idea era hacerla juntos de principio a final.  Así podría ir explicándole los detalles de los puertos, las zonas donde es más idóneo comer, cómo sacar mayor partido a las fuerzas que tengamos en cada momento. No soy ningún experto en rendimiento cicloturista ni doy clases de nada, pero después de 18 ediciones en la QH, algo podría enseñarle.

Dormimos en el mismo Sabiñánigo, gracias a una autocaravana de 4ª mano que me agencié hace un par de años.  Un lujo, sobre todo para mi familia, que siempre me acompaña y así les doy todas las facilidades para verme en la salida, que estén cómodas mientras volvemos y tengan lo necesario.  Gracias a que la noche del jueves ya la pasamos allí, pudimos coger un buen sitio con sombra a mediodía.

Llega la hora de la salida, y después de haber preparado todo durante un par de horas, nos encontramos en medio de un pelotón de 8.000 ciclistas.  Para mí no es un agobio, nunca lo ha sido.  Es una fiesta, y como tal, hay que saber encontrar el sitio y los amigos.  Luce un cielo azul espléndido y aunque hay mucha gente con manguitos, la mañana es ideal para empezar una QH.  Suena el petardo de inicio, y 14 minutos después se empieza a mover la gente que me precede.  Unos minutos más de patinar con la bici (empujando con un pie fuera del pedal) y al sonar el chip sobre la alfombra, damos vía verde a nuestra QH personal.  Para mí ya no hay más gente que yo mismo, y confío en mis 7.000 kms desde el 1 de enero para no fallarle a mi yerno y ser un buen guía.

Damos la vuelta a Sabiñánigo por la ronda y volvemos a pasar por delante de la familia, allí mi mujer, fiel en el mismo sitio de todos los años, nos espera para una foto y un grito de ánimo.  Allá vamos.

Hasta Jaca, donde estrenamos uno de los carriles de la nueva autovía, vamos mirando en qué grupo ir más cómodo, cuál es el que lleva el ritmo que queremos para ir calentando.  Después de Jaca, nos tomamos la marcha con más calma, ya sin depender de ir en grupo porque los primeros repechos nos rompen en pequeños grupitos.  El cielo sigue siendo azul y el valle nos va mostrando las montañas fronterizas en toda su belleza.  Tanto en Villanúa como en Canfranc nos reciben con mucha gente animando, la QH sigue siendo una fiesta para cicloturistas pero también para familias y vecinos que disfrutan de nuestro paso.

En Candanchú paramos a coger unas sandwich y frutos secos y hacemos el último esfuerzo por coronar el Somport.  Llevamos una media de 26 km/h, eso no lo hago yo jamás entrenando, pero aquí es especial, esta marcha tiene la magia de sacarnos siempre un poco más.  Nos lanzamos al descenso, le recomiendo a mi yerno mucha prudencia en una zona especial antes de la boca francesa del túnel y a los dos kms. un espectacular mar de nubes nos está tapando el fondo del valle.  Como en breves momentos nos meteremos en esas nubes, paro a hacer una foto y ponerme el cortavientos.  Menos mal, porque creí que lo había traído para nada.

Así es, antes del desvío al túnel estamos metidos en otro clima, parece otro día, con nubes, fresco, sin llegar a ser frío como los dos años precedentes, y sin ver la parte alta de las montañas.  A gran velocidad, pasamos Urdos, Etsaut y llegamos a la ronda de Bedous.  Ahí es cuando le doy indicaciones a mi compañero para comer tranquilos mientras nos amoldamos a cola de un grupo numeroso.  Y en esas estamos, tranquilos, cuando le digo: "quita plato", y es que la rampa del desvío a Marie Blanque te la comes con el plato grande como no te des cuenta.  Es sólo un aviso, hay que superarla, llanear y ver cómo el muro empieza a ponerse delante nuestro.

Ahí mi yerno se me escapa, parece que tantos años deseando encontrarse con este afamado puerto, le hacen entrar a matar en plan Don Quijote ante los molinos.  Le dejo ir porque yo soy diesel y necesito ir poco a poco entrando en materia.  El Marie Blanque ya lo conocéis: 4 kms para ir cogiendo un ritmo, y otros 4 para tirar todo ese ritmo a la basura y subir como se pueda, como tus piernas puedan.  Por ahí adelanto al ciclolistero Irizar, no sé qué tengo con este tipo, pero si en una marcha vamos los dos, a la fuerza hemos de vernos, jajaja....  no es el mejor momento para charlar más que lo justo, así que cada uno a lo suyo.  Ya nos veremos en las cervezas (como así fue).

Llego arriba, pasando mis 10 segundos de gloria ante la cámara que graba nuestra hazaña (son los 10 segundos que luego le enseño en internet a mi madre para que me vea, jejeje) y allí no está mi compañero.  Voy hasta el avituallamiento, y tampoco lo encuentro.  ¿Se habrá decidido a ir a su ritmo, mucho mejor que el mío, viendo que la QH no es tan fiera como la pintan?  Cojo comida de todas las formas: higos secos, sandwich de jamón y queso, trozos de plátano, dos geles de esos con tapón, y lleno los dos bidones de isotónica.  Todo a los bolsillos y me voy al descenso.

Descenso más técnico en algunas curvas, donde hay que pasar de 60 a 10 en pocos metros bien avisados por voluntarios con sus banderitas.  Me gusta saludar y agradecerles con un gesto su labor, porque para ellos son varias horas seguidas moviendo un brazo o agitando un trapo.  Abajo del Marie Blanque, empiezan los kms. llanos ideales para comerme casi todo lo que me he metido en los bolsillo en el avituallamiento.  Terminar de comer, tranquilo, y me alío con el grupo que tengo a mano para rodar más rápido buscando el inicio del Portalet.  Ni rastro de mi yerno.

En Laruns empieza el tercer obstáculo, el Portalet.  27 kms de puerto, dos horas cuesta arriba.  Vamos a ello.  Siempre me cuesta arrancar, hasta Eaux Chaudes se me hace más duro de lo que es.  Luego ya es ir cogiendo el ritmo y no dejarlo hasta el avituallamiento de mitad de puerto.  El calor empieza a hacer mella, volvemos a España y el solecito lo tenemos de serie.  La media ya ha bajado a 24 km/h y las fuerzas no son las mismas.  Supero la presa y alcanzo el llano donde relajarme un poco.  En el avituallamiento recojo dos sobres de gel y lleno un bidón.  Sigo.  Afronto los 10 últimos del Portalet, los más exigentes, con el espectáculo visual de ver varios kms. llenos de ciclistas que vamos como podemos hacia arriba.

Los últimos 3 kms no vi tanta gente animando como otros años.  Sólo los últimos mil metros había gente en ambas cunetas, pero sin llegar al éxtasis de otras veces.  Igual la mayoría ya han visto a su familiar y se han vuelto a Sabiñánigo, que más tarde juega España y hay que ir cogiendo sitio.  Cuando me quedan 300 mts. para llegar al puesto fronterizo, veo el perfil conocido de mi yerno con la mano arriba para hacerse ver.  Me está esperando, iba regulando para que yo le pillara pero ha preferido no empezar el descenso sin mi. 

El día sigue siendo ideal, ni frío para afrontar el descenso ni excesivo calor subiendo.  Una breve llamada a la familia para que sepan que hemos entrado en España y vamos para abajo.  Ahora la molestia son los coches que bajan con nosotros, el tráfico está abierto y hay que estar vigilantes a que ninguno haga una maniobra extraña o un frenazo imprevisto.  Formigal y llenamos bidones para bajar un sobre de gel que me tomo allí mismo.  Me echo al bolsillo una bolsa de gominolas de gel, esto es novedad en los avituallamientos este año.  Con lo goloso que soy, no puedo evitarlo.

Pasamos Escarrilla como balas, la gente nos ve y nos anima.  En el desvío a Hoz, veo muchísimos periódicos tirados por la cuneta.  Vale, mañana lo limpian todo y quedará limpio, pero qué necesidad hay de periódico en un día donde no hace nada de frío en el descenso.  Para mí sobraban hoy.  Aprovechamos para comer y beber algunas cosillas de los bolsillos, y le voy explicando a mi yerno lo que nos queda.  Le hago una foto con el móvil.  Vamos muy bien de fuerzas.  La media ha bajado a 22 km/h pero eso nos da igual, estamos juntos.

Cuando superamos el adoquinado de El Pueyo y los kms llanos junto al embalse, un primer aviso de rampa y finalmente, comienza puerto.  Los dos kms de Hoz, tan puñeteros como placenteros al llegar arriba y ver una de las imágenes más características de la QH: el embalse de Bubal adornando el fondo del vale, los Pirineos de fondo, y una carretera que serpentea llena de coches parados por la prueba.  Arriba de Hoz ni paramos, llevamos líquido de sobra para llegar.  El descenso, ya le advierto, es muy complicado, mucho cuidado, aquí no ganaremos nada y podemos perder mucho.  Al cruzar el túnel de la presa, último repecho duro, alfombra de chip y a por la meta.

Bajamos rápido, y como gotas aisladas que se van uniendo para formar un charco, así nos vamos juntando unos a otros hasta formar un gran pelotón.  Biescas es un suspiro al pasar, casi ni lo vemos.  Volamos.  Rectas hacia Sabiñánigo a 40 km/h, buen grupo, hay ligero viento en contra pero ni lo notamos.  Ya se ve Sabiñánigo.  Recta de contrameta, seguimos volando.... giro y la meta al fondo, ahora sí, dejamos de hacer fuerza en las piernas, disfrutamos de los últimos 500 mts. recreándonos en el momento, queremos entrar solos, la familia nos espera con las cámaras, con los ánimos, con la alegría de que lo hemos hecho juntos.  8:59:53, plata para mí, bronce para él, curioso.  Jajaja, es que soy más viejo y me conceden más tiempo.

No aprovecho el magnífico servicio del aparcabicis porque tengo la autocaravana cerca y mi hija se lleva las bicis.  Nosotros nos vamos a comer, a beber, a encontrarnos con amigos que ya están esperando...  Para mí ha sido una más, la 19, para mi yerno ha sido su primera y está en el éxtasis de que la ha acabado sin problemas de piernas, como debe ser.  El año que viene más.

Y esto es todo, si has llegado hasta aquí, es que eres muy curioso, jejeje, porque me ha salido un buen tocho.

Galería de imágenes

  • Cronica de la QH'12
    480395_386294558100524_545781664_n
  • Cronica de la QH'12
    563534_386294408100539_72953744_n
Enviar por E-mail Permalink Compartir Enviar 'Cronica+de+la+QH%2712' a Del.icio.us Enviar 'Cronica+de+la+QH%2712' a digg Enviar 'Cronica+de+la+QH%2712' a menéame Enviar 'Cronica+de+la+QH%2712' a Technorati Enviar 'Cronica+de+la+QH%2712' a Google Bookmarks Enviar 'Cronica+de+la+QH%2712' a Live-MSN Enviar 'Cronica+de+la+QH%2712' a Twitter
¡Participa! Minimizar

Si quieres publicar tus crónicas cicloturistas en esta sección, escríbenos. Gracias por tu colaboración :-)