Doble Cruce de los Andes en Bicicleta Minimizar
UNA HISTORIA PARA CONTAR

             Desde hacía mucho tiempo la “Agrupación de Cicloturistas de Marcos Juárez” (Córdoba, Argentina) hablaba de hacer un viaje de cicloturismo “a lo grande”. Recién este año (2003) empezó a prender la idea y a plasmarse en la organización del “doble Cruce de la Cordillera”.

Visita este enlace para ver otra versión de esta página.

parada en gido

INTRODUCCIÓN

            No fue tarea fácil porque sabíamos que hacían falta muchas horas de entrenamiento para ir en buenas condiciones y habría que contar con 7-8 días libres en una época en la que nuestros trabajos demandan más atención.

            El ciclismo es un deporte sacrificado si consideramos que para aguantar una etapa de 11 horas de pedaleo hacen falta varios miles de km de entrenamiento en todas las condiciones climáticas. Parece más difícil aun si a esto lo transformamos en un recorrido de montaña con ascensos acumulados por mucho más de 6000m.

            Sin embargo es un deporte que da satisfacciones pues el hecho de compartir la pasión que sentimos por las bicis con un grupo de algo más de 20 ciclistas de nuestra ciudad y este viaje entre 5 amigos de oro, no tiene precio. Los momentos de tensión en semejante viaje no faltaron, pero siempre apareció el chiste oportuno, el brindis encendido con un buen trago de agua fresca, o la pasta energizante compartida alrededor de la mesa para recordar que esta aventura era una fiesta para los ciclistas.         

            Al final de cada subida brava se oían las voces de aliento de Rubén y “Melu”para el rezagado Carlitos. En el descanso viene la foto de algún paisaje de película, la risa contagiosa de Miguel y vuelta a la ruta ante la sugerencia de José Luis: -“vamos muchachos que nos agarra la noche”-. Esta escena repetida muchas veces nos fue acercando a cumplir nuestro objetivo: unir Mendoza (Argentina) con el océano Pacífico y volver enteros para contarla.

            Cinco largos días de pedaleo, más uno de descanso en el medio, que representarán para estos aficionados al ciclismo una historia que nunca olvidarán y relatarán miles de veces hasta el fin de sus días. Una historia feliz de sano deporte y amistad, que merece ser contada.

Parada en Uspallata

DOBLE CRUCE DE LOS ANDES EN BICICLETA.
EL VIAJE
PRIMER DIA

            El viaje comenzó el Domingo 7/12/03 a las 5,30 h. desde nuestro refugio en Godoy Cruz, Mendoza. Allí habíamos arribado en auto el día anterior. Aún era de noche pero había suficiente luz de la ciudad para ir calentando despacio, ya habría tiempo para apurar el tranco. Salimos por San Martín sur rumbo a la zona de las discotecas por lo que a esa hora, el tráfico era muy intenso. Los cinco guardábamos silencio y pensábamos en lo que teníamos por delante. Rápidamente llegamos a la rotonda que nos llevaría al Dique Cipolletti, nuestro primer contacto con el Río Mendoza, compañero de viaje por largos km.. Las subidas ya se notaban y tras largas rectas dejamos atrás la Destilería de Lujan de Cuyo y empalmamos con la Ruta Internacional rumbo a Chile.

            A 40 km de la salida se presentaron las primeras rampas duras para llegar a Potrerillos. Aquí el pavimento es liso y permite llevar un buen ritmo (20km/hora). Ya con 65km de recorrido subimos 600m. Paramos para reponer agua y comer algo.

            Próxima parada Uspallata, a 45km de la anterior y otros 600m de subida. El camino se hace más quebrado. Por cada 400m de ascenso aparece una bajada de 300 por lo que el trabajo se hace más pesado. Llegamos a medio día e hicimos una parada de una hora para comer y descansar.

            Emprendimos el último tramo de 65km hacia Penitentes a las dos de la tarde, aquí la subida es más quebrada aún y el viento de frente es muy fuerte. Para este sector demoramos 5 horas de duro pedaleo con el tiempo que empeoraba a cada minuto y nos castigó con lluvia y mucho viento frío (a pesar de estar a sólo 10 días del inicio de verano). El cielo se venía abajo con truenos y presagiaba mal tiempo en los días siguientes. Parecía que nuestro viaje podía frustrarse apenas iniciado. Esa noche cayó agua nieve y mucha agua pero afortunadamente amaneció despejado (pero sólo 2ºC y nosotros con ropa de verano!!!!!).

SEGUNDO DIA

            Acobardados por la baja temperatura salimos más tarde, a las 8,00hs. Para llegar a las Cuevas faltaban 30km realmente empinados. Hicimos paradas breves para las fotos de Rigor en el Mirador del Cº Aconcagua y en algunos otros puntos panorámicos, como Puente del Inca. El ascenso era muy duro: Carlos no le aflojaba a la multiplicación 42x28 (la más corta) y subía por momentos a 7-8 km/hora. El resto, con piernas más potentes, corajeaba con relaciones más duras. “Melu confesaba --.....”y....ando más o menos”--- ante las felicitaciones de sus colegas. Miguel, Rubén y José Luis subían como motos.
foto montaña2 1ºedic

            Cerca de las 11,30hs llegamos al sector de la frontera. Como el Túnel internacional está vedado a las bicicletas nos lleva un camión del gobierno de Chile hasta el otro extremo. Ya estamos en el país vecino. Tras un breve descenso llegamos a la aduana. Con los trámites de ingreso y el descanso perdimos casi una hora.

            A las 12,00 hs volvemos a la Ruta y nos espera el descenso de los Caracoles de Portillo. Son 16 km de bajada vertiginosa, tan divertida como peligrosa. Bajamos aferrados a los frenos y pasando camiones como parados. El pavimento esta malo y se hace sentir en las muñecas. En pocos minutos recorremos los Caracoles y un breve trayecto hasta Guardia Vieja donde paramos a almorzar.

            A la tarde emprendimos el resto de la jornada que promete ser larga y dura hacia el final. Serán 170km hasta Viña del Mar, buena parte  en bajada, nos quedaban 7 horas de luz natural y vamos a intentar la proeza de llegar al mar en el día.

Los primeros 60km pasan a gran velocidad (aquí hacemos 34km/hora de promedio) pero el viento se hace cada vez más firme en contra. Los siguientes 80 km son casi llanos, con más viento, pero los más fuertes del grupo “tiran” del pelotón y nos llevan a 31km/h.

            Cerca de Viña del Mar nos queda una hora y media de sol pero el terreno se quiebra y aparecen largas subidas que rompen el promedio y se hacen sentir en las piernas. Por fin a las 21.30 hs llegamos a destino con 215km bajo nuestros pies. Gracias a las indicaciones de un turista argentino encontramos alojamiento bueno y a precio ajustado.

TERCER DIA

            Descanso en Viña del Mar (Chile)  para reponer el cuerpo y conocer algo esta hermosa ciudad.

CUARTO DIA

            Emprendimos el regreso a las 6,00hs. El tiempo está agradable y se presagia una jornada de buen rendimiento. Los primeros 130 km hasta Los Andes (Ch) son de ascenso suave y llevadero por autovía y autopista en regular estado. A media mañana se levanta viento que nos da directo en la espalda por lo que se marcha a muy buen ritmo. Hacia medio día ya pasamos esa ciudad y paramos a comer y reponer líquido.

            De aquí en adelante tenemos 35 km de duro ascenso hasta Guardia Vieja donde pasaremos la noche. Gracias al viento las subidas se hacen más llevaderas. Rápidamente llegamos al fin del día. El puesto es un lugar encantador donde los turistas se alojan en cabañas y hacen escalada en roca, treking por muy diversos recorridos de alta montaña, o simplemente avistaje del majestuoso cóndor que anida en las imponentes paredes de roca circundantes. Es casi pleno verano pero las nieves eternas se ven ahí cerquita, en huecos de las rocas y en vallecitos reparados del sol.

            Al fin de este cuarto día sumamos otros 176 km a nuestro récord. Gracias al viento a favor estamos bastante descansados.

aconcagua

QUINTO DIA

            Este sería el día clave. Faltaban sólo 35 km hasta la frontera con Argentina pero incluían la aproximación a los Caracoles, de por sí bastante dura, y las 32 curvas a 180º que hacen temblar a cualquiera y representan una subida de 1000m en un trayecto de 16km.

            Nuestra preparación es bastante dispar por lo que lo mejor del grupo (Rubén Pedraza: 44años, campeón regional de Duatlón en su categoría, ganador de innumerables maratones cortas (10km), con 5 maratones olímpicas (42km) y un triatlón ironman (4km+180km+42km) en los últimos 12 meses (un bestia!!!!!!!) sube como tromba en menos de 1 hora de reloj. Miguel, José Luis y Melu suben un poco más lento pero llegan arriba en menos de hora y media. Carlos (yo el ciclolistero/ cicloglobero)la toma con más calma y camina gran parte de la subida, sacando fotos y tomando agua de los arroyos, su tiempo supera las tres horas pero igual considera el objetivo cumplido.

            Después de reponer líquidos y comer algo pasamos nuevamente la aduana y el túnel internacional con el camión chileno. Ahora casi todo es bajada. Son las dos de la tarde y a cien km está Uspallata, punto final de la Jornada. La bajada es más rápida que las anteriores porque la ruta es buena, hay poco tráfico y el viento sigue a favor. Esos 100 km los recorrimos en tres horas con tramos de más de 70km/h. (una de las bicicletas llegó a marcar 80 km/hora!!!). La velocidad y algunos posos imposibles de esquivar hacen que se pinchen otras dos ruedas pero la suerte sigue de nuestro lado y no tenemos más percances.

            A las 18.00 hs llegamos a Uspallata felices por la frenética jornada vivida. Sólo falta el último paseo de 110 km para llegar a destino final.

SEXTO DIA

            Después de compartir nuestras experiencias con un cicloturista holandés solitario que viaja hacia Chile emprendemos la última etapa que promete ser rápida. Nuevamente el viento nos da de frente pero como la bajada es pronunciada se viaja rápido. Salimos con luz solar pero a la sombra de las montañas este sector se siente frío. En Potrerillos paramos para calentar el cuerpo al sol y comer un refrigerio. Quedan sólo algunas subidas duras que se pasan rápido por las ganas de terminar la ventura. Pronto dejamos atrás la Destilería el Dique Cipolletti y Chacras de Coria. La ciudad de Mendoza está cerca. Se presentan los primeros semáforos y el tráfico está pesado pero los ojos van bien atentos para no tener percances de último momento.

            A medio día llegamos a destino final. Aplausos, Abrazos y felicitaciones entre nosotros coronan este viaje de ensueño que pocos creían podíamos concretar.

DOBLE CRUCE DE LOS ANDES EN BICICLETA.
LOS PARTICIPANTES
  • Daniel “Melu” Chesta (de Marcos Juárez)
  • Miguel Walker (de Marcos Juárez)
  • Rubén Pedraza (de Marcos Juárez)
  • Carlos Galarza (de Marcos Juárez)
  • José Luis Demarchi ( de Camilo Aldao)
LAS ETAPAS
  • Primera      Mendoza--Penitentes

    Km recorridos:                         176km

    Velocidad promedio                  16,9km/h

    Velocidad máxima                     64 km/h

    Tiempo neto de pedaleo:          10h 24min.

  • Segunda        Penitentes—Viña del Mar

    Km recorridos:                         216km

    Velocidad promedio                  19,5km/h

    Velocidad máxima                     59 km/h

    Tiempo neto de pedaleo:          11h 05min.

  • Tercera     Viña del Mar—Guardia Vieja

    Km recorridos:                         167km

    Velocidad promedio                  20,1km/h

    Velocidad máxima                     59 km/h

    Tiempo neto de pedaleo:          8h 02min.

  • Cuarta   Guardia Vieja--Uspallata

    Km recorridos:                         121km

    Velocidad promedio                  13,9km/h

    Velocidad máxima                     77 km/h

    Tiempo neto de pedaleo:          8h 40min.

  • Quinta      Uspallata—Mendoza

    Km recorridos:                         115km

    Velocidad promedio                  27,8km/h

    Velocidad máxima                     56 km/h

    Tiempo neto de pedaleo:          4h 08min.

DISTANCIA TOTAL:              786,6km

TIEMPO NETO DE PEDALEO: 42 hs. 20min.

powered by metaPost